Los efectos del alcohol y el tabaco en la piel

Toda noche de fiesta en la que perdemos la cuenta de las copas de más que llevamos trae consigo un día de nauseas, dolor de cabeza y malestar en todo el cuerpo. Pero no son sólo estos los efectos de una noche de descontrol. El abuso del alcohol y otras drogas como el tabaco tiene efectos a largo plazo en nuestra piel y aquí te explicamos brevemente algunos de ellos:

Se ha escrito mucho sobre sus efectos nocivos para el corazón, el hígado y el cerebro. Pero menos sobre sus consecuencias para la piel. El alcohol y el tabaco arrugan. Los expertos los consideran factores externos peligrosos, como la contaminación o los rayos UVA.

La mayoría de los especialistas coinciden en que un alto consumo de alcohol envejece la piel más rápidamente, en especial si las personas tienden a beber de manera frecuente estas bebidas porque estos afectan de manera paulatina las fibras de colágeno y tarde o temprano traen las señales evidentes de una cara demacrada y arrugada. Igualmente, aunque la persona no haya sufrido de acné, este puede aparecer como consecuencia de un daño hepático, y entonces su piel adquiere un tono opaco, pálido y un color amarillento.

jh

El doctor Nicholas Perricone, un reconocido dermatólogo norteamericano que ha creado su propia línea de salud y belleza de la piel, describió de una manera muy precisa el comportamiento de esta frente al alcohol: “La gente generalmente piensa que el alcohol es malo para la piel, debido al hecho de que tiende a deshidratar el cuerpo, y asumen que si beben mucha agua la deshidratación desaparece. Por desgracia, este no es el caso. En realidad, el alcohol crea una inflamación en todo el cuerpo, incluyendo la piel. Los efectos van más lejos que la deshidratación: piel apagada, poros dilatados, manchas, flacidez y falta de flexibilidad son los resultados visibles del consumo de alcohol”.

Por su parte el tabaco hace que disminuyan los niveles de vitamina A, lo que produce cambios en la cantidad y calidad de colágeno y elastina. También provoca deshidratación de la piel, que aparece áspera, quebradiza e inflexible. A esto se suma la poca oxigenación de las células, que hace que la piel adquiera una palidez cercana al amarillo grisáceo.

tabaco

Los estudios epidemiológicos realizados hasta la fecha confirman que el riesgo de arrugas de las mujeres fumadoras es casi el triple respecto a quienes no consumen tabaco y el doble en el caso de los hombres.

Algo que debemos tener en cuenta es que la herencia genética no lo es todo a la hora de valorar cómo es o cómo será nuestra piel a lo largo de la vida. De hecho, según indica la AEDV, la genética solo influye en un 25% en el proceso de envejecimiento cutáneo así que llevando una vida saludable y manteniendo los cuidados básicos de la piel sabemos que mantendremos una piel bonita y sana por más tiempo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s